Fondo Mundial: Es tiempo de reformas

October 14, 2010

Posted by KCs: Latin America

Los Corresponsales Clave siguen compartiendo novedades desde sus comunidades en Latinoamérica.

Escribe Corresponsal Clave Javier Hourcade Bellocq

En la reciente reunión de reaprovisionamiento de recursos del Fondo Mundial uno de los temas que acaparó la atención de los participantes fue el anuncio del proceso de reformas internas de la Secretaría del Fondo Mundial. Se hizo público con un documento titulado “Una agenda para un Fondo Mundial más eficiente y efectivo”, en respuesta a un pedido de los donantes.

El Embajador Eric Goosby, representante del Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica (país que recientemente comprometió 4 billones de dólares para los próximos tres años), expresó en un llamado a la acción: “El Fondo Mundial ha dado impresionantes resultados, pero se puede y se debe hacer más para hacer más eficientes los procesos y maximizar el impacto de sus subvenciones”. Y agregó: “Aplaudimos el trabajo reciente de la Secretaría del Fondo Mundial en implementar reformas internas diseñadas para mejorar los procesos de gestión de las subvenciones, incrementar la rendición de cuentas, incluyendo el abordaje de la gestión de subvenciones con equipos de país.”

¿En qué consisten las reformas internas en el Fondo Mundial?

Desde su creación, el Fondo ha migrado por diferentes estructuras. En su primera fase operaba con un acuerdo especial con la Organización Mundial de la Salud, para luego independizarse hace unos años. Desde el ingreso de Michel Kazatschkine como Director Ejecutivo se vienen realizando cambios profundos en la gestión; los más recientes luego de la publicación de los resultados de la evaluación de 5 años y de la estrategia fijada por la Junta de Gobierno. Los últimos cambios tienen que ver, enparticular, con la eficiencia, con proteger el valor del dinero (costo-efectividad) maximizando el impacto o, en otras palabras, “salvar la mayor cantidad de vidas al menor costo”.

Las tres grandes áreas de la reforma son: implementar una reforma organizacional equipando a la Secretaría para el cambio, construir mejores programas a través de reformas operativas y optimizar el valor del dinero.

La reforma organizacional: Esta parte de las reformas busca responder mejor a las recientes decisiones estratégicas de la Junta, que incluyen la nueva arquitectura del Fondo Mundial, la plataforma común para los sistemas de salud y las solicitudes nacionales estratégicas (o NSA por sus siglas en inglés).  Los elementos de esta reforma son varios pero nos parece oportuno resaltar el abordaje de equipos por país. Serán equipos conformados por el personal centrado en operaciones (Gerentes de Cartera y Oficiales de Programas), con gente de monitoreo y cumplimiento (legal, contrataciones, finanzas, monitoreo y evaluación) para que compartan la responsabilidad a lo largo del ciclo completo de una subvención, incluyendo la participación en la respuesta a auditorías e investigaciones. Los países se han dividido en países de alto impacto y países de impacto ligero, según la complejidad y el tamaño de las subvenciones. Se han identificado 42 países de alto impacto y los equipos para éstos se terminarán de conformar en ocho meses, concluyendo a mediados del 2011. El país de alto impacto en nuestra región en el primer grupo es Haití.

La reforma operativa: Esta reforma, basada en la nueva arquitectura, busca consolidar todas las subvenciones y se puede definir como “una sola línea de financiamiento por receptor por enfermedad.” Una reforma que apuesta a salir del abordaje fragmentado de proyectos a una visión más holística de programa que responda a las tres enfermedades, reduciendo los gastos operativos y mejorando la supervisión estratégica de los MCP. Este es un cambio que, por razones contractuales de subvenciones de 5 años, puede concluirse para principios de 2016. Sin embargo, sólo en este año 13 países en forma voluntaria están implementando este abordaje. Una de las implicaciones prácticas para los países será que por cada cartera (enfermedad) tendrán un ciclo de tres años fijos que se revisará periódicamente y continuará. La decisión estará basada en el desempeño y en que los países sigan siendo elegibles. Esta reforma operativa tendrá implicaciones en las Solicitudes Nacionales Estratégicas, las Plataformas de financiamiento conjunto de los sistemas de salud, los MCP y la Asistencia Técnica, que cubriremos en otro artículo.

Optimizando el valor del dinero: Para mejorar la eficiencia existen diferentes reformas aprobadas. Algunas de ellas son: mejorar el sistema de informes financieros y contrataciones (que incluyen mejoras sustanciales en el sistema de informe financiero  y el sistema de informe de precios y calidad), el incremento del uso de la Bolsa de compras conjuntas voluntarias y la revisión de los criterios de elegibilidad y priorización.

“Las reformas internas de la Secretaría son positivas y esenciales, pero es necesaria una agenda más integral.  Las delegaciones (y circunscripciones) de la Junta de Gobierno y las instituciones que representan deben trabajar juntas para mejorar los procesos y políticas del Fondo Mundial en relación con el desarrollo de las propuestas, su revisión y financiamiento. Adicionalmente, la Secretaría del Fondo junto con los implementadores, los socios técnicos y del desarrollo deben trabajar mejor juntos en el ámbito nacional para asegurar programas de alta calidad y costo-efectivos que apoyen objetivos nacionales y complementen en lugar de suplementar los recursos existentes.” Esto se menciona en el llamado para la acción del Gobierno de los EE.UU. Un llamado para no ignorar, pues proviene del financiador más importante (por lejos) del Fondo Mundial, quien además financia la lucha contra las enfermedades a través de iniciativas presidenciales (PEPFAR por ejemplo), provee recursos adicionales para la Asistencia Técnica y además cuenta con una fuerte presencia local en la mayoría  de los países.

Las reformas y reestructuraciones no son tarea fácil en ninguna organización, y en este caso se trata de un hecho ineludible, no sólo porque la eficacia y la eficiencia lo requieren, sino por la presión clara de los principales donantes de recursos al Fondo Mundial. Muchos de los cambios organizacionales, estructurales y culturales sucederán en la Secretaría en Ginebra, pero tal vez los más complejos pero no menos cruciales deben suceder en nuestros países. Fundamentalmente en los MCP, como un mecanismo de apropiación y supervisión estratégica, como el único espacio posible para la armonización, alineación y coordinación de los programas del Fondo Mundial con otros existentes.

Se trata de un nuevo paradigma y un gran desafío para que la cooperación internacional para el desarrollo, incluyendo todas las organizaciones multilaterales como el Fondo, se ordenen en una sola línea que apunte a financiar, junto con los recursos domésticos, una sola respuesta, una respuesta nacional al SIDA, la TB y Malaria.

¿Estarán preparados nuestros MCP y nosotros mismos para esta tarea? Pronto lo sabremos.

Si quiere conocer el resultado de la reunión de reaprovisionamiento visite aquí (en inglés).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>